Este viernes 5 de julio se realizará la apertura de sobres para la provisión de productos del Subsidio prenatal y lactancia y para el subsidio universal. Este programa del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) garantiza que habrá transparencia en la calificación, además de riguroso control a requisitos, entre los cuales se verificará la calidad de los productos.

En la jornada referida, en el Palacio de Comunicaciones, desde las 08.00, arrancará el proceso de selección. Se espera contar con más de 120 proponentes de diversos rubros de la producción de alimentos.

En 2018, los programas del subsidio trabajaron con el servicio de provisión de 81 empresas, asociaciones, cooperativas y empresa privadas. Para la etapa de calificación se registraron 120.

En la jornada del 5 de julio se prevé definir la calificación para la provisión de productos secos y frescos. Se espera que más participantes se registren hasta la jornada de selección, con el fin de promover la industria nacional. El Sedem alista un proceso riguroso de evaluación, se verificarán requisitos como el registro sanitario, el registro del Número de Identificación Tributaria (NIT), la afiliación a Fundempresa o la vigencia de la personería jurídica, para el caso de las organizaciones sociales. La gerente de los programas del Subsidio, Sandra Choque explico que este proceso de calificación considera dos etapas. Entre las 08.00 y las 10.00 del viernes se hará la apertura de los sobres recibidos. Luego se verificará el cumplimiento de requisitos. Hasta finales de la tarde de esa jornada se publicará la lista de los calificados, dijo Choque.

La segunda etapa tiene que ver con la inspección en el lugar de trabajo de las unidades productivas. “Si yo como empresa dije que tengo registro sanitario, irán técnicos a verificar mi espacio, si cumplo con un embolsado adecuado”, explicó Choque. Para el acto del viernes se prevé la presencia de representantes del Ministerio de Desarrollo Productivo, del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag); además de un notario que garantice el debido proceso. “Como Sedem, nosotros administramos de la manera más transparente, por eso hacemos una adquisición de productos de manera transparente, pública, para que no haya un monopolio de productos”, afirmó Choque. Recordó que hace 15 años el subsidio en el país era por un valor de Bs 400, con alimentos que no cumplían estándares nutricionales. En contrapartida, en la gestión del Presidente Evo Morales, el subsidio prenatal y lactancia llegó a Bs 2.000, que el empleador debe cubrir para las mujeres asalariadas. Pero el Estado también cubre el subsidio universal que se otorga con productos por un valor de Bs 300 para mujeres en gestación que no tienen salario.

Entre los productos que se requieren para esta gestión están: quinua, cereales, chía y otros alimentos. En tanto, entre los productos frescos están las carnes, frutas, verduras y tubérculos. Las empresas estatales como la Empresa Boliviana de Alimentos EBA provee de derivados de lácteos, la Empresa Estratégica de Producción de Semillas e Insumos Bolivia, también aportan con alimentos. El Sedem prioriza el control de calidad de los productos del subsidio. En ese marco la provisión de alimentos es fiscalizado durante la gestión con la participación del Viceministerio de Defensa al Consumidor en los puntos de distribución, supermercados y empresas que distribuyen los alimentos frescos, por ejemplo.