"Lácteosbol"
"EBA"
"Papelbol"
"Cartonbol"
Fecha: 
Vie, 09/10/2015
Fuente: 
Página Siete

El Gobierno entrega cada año la Renta Dignidad, el bono Juancito Pinto y el bono Juana Azurduy de Padilla a diversos grupos.
El presidente Evo Morales garantizó ayer el pago de los subsidios sociales instituidos por su gobierno, independientemente de la bajada de los precios del petróleo y a pesar de que ésta repercute directamente sobre el precio del gas, en el que se sustenta la economía boliviana.
"Esos bonos, rentas, están garantizados gracias a la política económica del pueblo boliviano, no se elimina ningún bono o renta porque bajó el precio (del crudo)”, aseguró el Presidente durante la entrega de un subsidio en especie para mujeres embarazadas en la ciudad de El Alto.
Morales destacó la fuerte "base económica” de Bolivia y dijo que, a diferencia de lo que se hace en Europa, no recortará las políticas sociales, aunque reconoció que el desplome de los precios del barril de petróleo sí afecta a la economía boliviana, cuyo pilar son las ventas de gas a Brasil y Argentina.
El precio del gas boliviano se fija en función de los precios del petróleo, por lo que la caída de estos influye directamente en los ingresos que percibe el país por la exportación de gas.
Entre los principales subsidios instituidos por Morales desde que llegó al poder en 2006 figuran el bono Juancito Pinto para prevenir el abandono escolar, el Juana Azurduy para mujeres en estado de gestación y la Renta Dignidad para ancianos sin otros ingresos.
Por mes el Gobierno destina 250 bolivianos a las personas mayores de 60 años que no perciben ninguna renta de vejez y 200 bolivianos a quienes tienen una renta de jubilación.
El Subsidio prenatal universal consiste en la entrega de productos alimenticios por valor de 300 bolivianos (unos 42,5 dólares) a mujeres embarazadas sin seguro médico a corto plazo, durante los últimos cuatro meses de la gestación.
Ingresos
Este año, el valor de las exportaciones caerá desde 12.856 millones de dólares obtenido en 2014 hasta 9.800 a 9.500 millones de dólares este año por el descenso de los precios del petróleo y minerales, confirmó el ministro de Economía, Luis Arce.
Las ventas entre enero y agosto de este año, con respecto al mismo periodo de 2014, cayeron en 2.837,8 millones de dólares, según un informe del Instituto Nacional de Estadística.

El 24 de agosto, el barril de petróleo registró su cotización más baja, con 38,24 dólares.
El precio descendió desde junio de 2014, cuando estaba por encima de los 110 dólares. Las causas tienen que ver con la oferta de shale gas y shale oil de Estados Unidos y la decisión de la OPEP de mantener la producción.

En Bolivia, para este año el Gobierno calculó ingresos con base en un valor de 80,3 dólares el barril de petróleo y para el siguiente año se planifica el presupuesto con base en 45 dólares el barril.