"Lácteosbol"
"EBA"
"Papelbol"
"Cartonbol"
Fecha: 
Sáb, 23/08/2014
Fuente: 
Periódico "PÁGINA 7"

Iblin Linarez  /  La Paz
El monto en productos del subsidio prenatal  se incrementará de 1.220 a 1.440 bolivianos, debido al incremento salarial de 2014. La Empresa Boliviana de Almendras y Derivados (EBA),  que distribuye el beneficio   hace tres meses, incluirá el "paquete siete” con más alimentos secos.
EBA es la encargada de distribuir estos productos entre las beneficiarias del subsidio prenatal en La Paz, Santa Cruz y Trinidad. "Se puede decir que en estos tres meses el sistema ha funcionado, pero recordemos que no siempre la gente va a estar contenta con todo,  eso es normal”, informó Edson Lima, jefe de distribución de La Paz.
"El paquete siete tendrá nuevos productos secos con un equivalente a 220 bolivianos, valor del incremento salarial. Éstos son seleccionados por el Instituto Nacional de Seguros de Salud (Inases)”, explicó Lima.
La sucursal de EBA en la calle Ballivián atiende de 8:00 a 16:00 de lunes a viernes y los sábados, hasta el mediodía. El sistema de entrega es sencillo y demanda menos de 10 minutos, desde la verificación de los documentos,  que son requisitos para recibir el beneficio, hasta el retiro de los paquetes con productos.
Las futuras madres  acuden al almacén acompañadas de  familiares que les ayudan a cargar los alimentos. Los productos están repartidos en seis bolsas de 11 kilos;  en total,  cada beneficiaria recibe 66 kilos. "Es pesado, por eso vengo con mi papá y mi tío, ellos me ayudan”, dijo Andrea Félix,  de seis meses de  gestación.
Una vez hecha la verificación, la beneficiaria pasa a un almacén en el que  los seis paquetes están dispuestos por colores y números. En cochecitos, al  estilo de los supemercados, recoge sus productos. Luego pesa sus bolsas y recibe una lista con todos los alimentos de este subsidio.
"Los paquetes están armados de acuerdo con  un aporte nutricional.  Contienen yogur, avena, arroz, palmitos, etcétera, que  van a alimentar a la beneficiaria y a su bebé”, detalló Lima.
Los productos no siempre resultan del agrado de todas las beneficiarias. "Yo quisiera que cambien el palmito por otra cosa como las almendras. En mi casa no lo comen”, contó  Marcelina Canaviri, madre de un bebé.
Otro reclamo es por  fechas de caducidad. "Deberían darnos alimentos con más  duración”, solicitó Raquel Morales. Al respecto, el encargado explicó que "tienen 15 días hasta su vencimiento, sobre todo los lácteos porque deben ser frescos”.   
Otra queja es por  la desinformación. Raquel Camacho sólo llevó la boleta de asignación y la fotocopia de su carnet de identidad. "Ahora me piden la boleta de pago y  no la traje porque la anterior vez no me la pidieron”. Sobre el caso, Lima explicó que "el ente patronal conoce de los requisitos y debe informarlos” .
 
   A la salida, la gente  sube sus productos  a  los taxis que  están a la orden del día. Este servicio va desde 25 hasta 65 bolivianos en función de la distancia.Para   gestantes
Lactancia  Los empleadores estatales y privados deben garantizar la alimentación  de sus empleadas o esposas de funcionarios en estado de gestación y de sus hijos por un año.

Alimentos La cantidad de  productos  es acorde al salario mínimo . Hoy son 55, pero subirán  con el incremento 2014.

Puntos de vista
Geovana Tórrez,  beneficiaria
"Todo está completo”
"He revisado mi lista y todos mis productos están completos. También los he pesado y está cabal. Ésta es la segunda vez que recojo mi subsidio y es bueno saber que me voy a ir rápido y que no estaré acá toda la mañana. Antes tardaba horas para que me atiendan”.

Jaqueline Medina,  beneficiaria
"La atención es más rápida”

"Está bien porque desde que llegué hasta que me dieron todo, pasaron 15 minutos. No es mucho comparado con la atención de antes que demoraba mucho tiempo y a veces tenías que regresar porque en la oficina no te van a dar permiso  toda la mañana”.

Roxana Llanque,  beneficiaria
"Debe mejorar la atención”
"Todo está bien, pero lo que no me gusta es la atención del personal;  algunos no  tienen paciencia y yo no entiendo mucho. Pero los jóvenes del almacén me atendieron  bien y me ayudaron con mis carritos.  Ahora espero a que mi esposo venga a recogerme”.